EFECTOS EMOCIONALES DEL CÁNCER

Programa de Navegadores de Cáncer Supervivientes del Cáncer, BCS

Vivir con cáncer es una experiencia que puede afectar todos los aspectos de su vida. No solo se ve afectado su organismo, sino también su mente y su espíritu. Ante todos estos cambios, puede experimentar muchas reacciones emocionales. Cuando el tratamiento del cáncer termina, pueden continuar los efectos emocionales o surgir nuevas emociones.

No existe una respuesta emocional "estándar" para la supervivencia del cáncer. Cada sobreviviente y cada experiencia es diferente. Muy probablemente, experimente una mezcla de reacciones emocionales; algunas de ellas incluso pueden ser positivas. Por ejemplo, podría sentir la satisfacción de profundizar sus relaciones personales o su seguridad cuando encuentre fortalezas dentro suyo.

Por otra parte, algunas de sus reacciones emocionales podrían resultar incómodas o confusas y, en algunas ocasiones, puede sentirse agobiado por sentimientos conflictivos. Si se siente así durante su viaje a través del cáncer, sepa que no está solo. Muchos sobrevivientes de cáncer comentan que controlar sus sentimientos puede ser tan difícil como manejar sus asuntos médicos.

Los cambios en las emociones o el estado de ánimo son comunes durante la experiencia con el cáncer. Por ejemplo, al momento del diagnóstico, puede haberse sentido asustado, triste y preocupado. Tal vez se sintió más seguro luego de decidir el plan de tratamiento. Durante el tratamiento, pudo haber experimentado muchos cambios en su estado de ánimo. Muchos sobrevivientes de cáncer describen el momento del tratamiento como una ruleta rusa emocional: algunos días están "felices" mientras que otros días se encuentran "tristes".

Luego del tratamiento, muchos sobrevivientes se sorprenden al darse cuenta de que continúan experimentando cambios en sus emociones o su estado de ánimo. Para algunas personas, completar el tratamiento activo produce mucha angustia emocional. Muchos sobrevivientes describen el momento posterior al tratamiento como uno de los períodos más emotivos e inusuales de su vida. Puede experimentar reacciones similares a medida que se adapta a la vida luego del tratamiento del cáncer. Si comprende cuáles son algunas de estas emociones, podrá controlarlas y sentirse seguro acerca de su supervivencia.

¿Por qué los efectos emocionales suelen ser confusos luego del tratamiento?
Quizás esperaba sentirse emocionado y aliviado. De hecho, puede sentirse así al terminar el tratamiento. No obstante, puede sorprenderse al descubrir que también experimenta sentimientos incómodos y que tiene preguntas sin responder. El cáncer, ¿desapareció del todo? ¿Enfrentaré más efectos colaterales del cáncer o del tratamiento? Lo logré mediante el tratamiento: ¿no debería sentirme completamente feliz? ¿Qué pasará ahora?

Podría sorprenderse por la mezcla de sentimientos que experimenta cuando termina el tratamiento y comienza el proceso de continuar con su vida. Esto sucede por varios motivos.

• Los sentimientos sobre su experiencia con el cáncer surgen de repente. Hasta ahora, probablemente puso su energía en controlar la crisis del diagnóstico y el tratamiento. Su objetivo estaba centrado en encontrar un equipo de atención médica, decidir entre las opciones de tratamiento y simplemente atravesar los tratamientos. Probablemente no le había prestado mucha atención a sus sentimientos sobre la experiencia con el cáncer hasta ahora.
• Probablemente no se haya preparado para los efectos emocionales. Puede haber leído y escuchado mucho sobre los aspectos prácticos y físicos del cáncer y lo que podría esperar que suceda. Pero, tal vez, no haya leído y escuchado lo suficiente sobre el posible estrés emocional que podría experimentar. Con frecuencia, los efectos emocionales son descuidados en las conversaciones sobre los efectos colaterales importantes del tratamiento y la supervivencia.
• Las personas que le rodean quizás no comprendan el estrés emocional que puede surgir al finalizar el tratamiento. Los familiares, amigos e incluso su equipo médico pueden estar preparados para celebrar su victoria al vencer el cáncer. Pueden esperar que vuelva a la normalidad y "continúe con su vida". Reconocer miedos y tristezas cuando los demás celebran su triunfo puede resultar difícil.
A menudo, las emociones surgen en forma inesperada. Si reconoce algunas de estas emociones, puede comprender lo que experimenta y encontrar maneras de controlar sus reacciones.

¿Cuáles son algunos de los efectos emocionales asociados al fin del tratamiento?
Cuando el tratamiento termina, podría sentirse ansioso por su futuro, aliviado porque el tratamiento concluyó y preparado para seguir con su vida. En cambio, podría sentirse preocupado por su futuro, enojado por haber tenido cáncer o avergonzado por haberse apoyado en otras personas para que le ayudaran y apoyaran. Muchas personas experimentan sentimientos contradictorios. Puede experimentar algunos de los sentimientos y reacciones que se detallan a continuación, todos estos sentimientos y reacciones o ninguno de ellos. También puede experimentar pensamientos, sentimientos y reacciones que no se mencionan aquí.
Conocer algunos de los efectos emocionales más comunes puede ayudarlo a comprender y manejar sus sentimientos. No siempre resulta sencillo diferenciar entre algunas de estas emociones (por ejemplo, diferenciar la tristeza de la culpa).

Algunas emociones comunes son:
Miedo a la recurrencia
¿Volverá el cáncer? El miedo a la recurrencia es una de las inquietudes más comunes para los sobrevivientes. Podría sentirse especialmente preocupado de que el cáncer vuelva a presentarse si continúa teniendo síntomas o si experimenta efectos derivados del tratamiento a largo plazo. También puede sentirse en riesgo porque:
• Ya no está bajo tratamiento activo. Esto puede hacerle sentir indefenso ante una posible recurrencia del cáncer.
• El equipo médico ya no controla tan detenidamente su condición médica durante el seguimiento como lo hacía durante el tratamiento activo.

Ansiedad (sentirse preocupado o nervioso)
Algunos sobrevivientes dicen que el momento posterior a finalizar el tratamiento se sienten cargados de inseguridades y ansiedades. Puede sentir que algo malo está por suceder. Tal vez, siente que la amenaza del cáncer está regresando y le persigue en su mente. Las citas de seguimiento, los síntomas de enfermedades comunes (como el resfriado), las preguntas sobre la forma en que la experiencia con el cáncer afectará su futuro; todas estas variables pueden provocar que se sienta ansioso.

Preocupaciones sobre la autoestima o la imagen corporal
Si experimentó cambios físicos, quizás se sienta preocupado sobre el modo en que lo ven los demás. Luego de haber padecido cáncer y del tratamiento, puede sentirse diferente en relación con su cuerpo. Su percepción acerca de quién es y cómo lo ven las demás personas puede verse amenazada a medida que trata de adaptarse a la supervivencia luego del tratamiento.

Tristeza o depresión
La tristeza es un sentimiento de infelicidad, malestar o sufrimiento mental que puede ser provocado por un cambio inesperado, situaciones estresantes o una pérdida de algún tipo. La tristeza puede ser el más sorpresivo de todos los efectos emocionales luego del tratamiento. Sin embargo, sentirse triste es una respuesta común; en especial, en los primeros meses posteriores al tratamiento. Mientras concentra su energía en el diagnóstico y el tratamiento, puede no haber tenido la oportunidad de "decepcionarse" y pensar realmente en los cambios que le ocurrieron en la vida. Quizás haya experimentado pérdidas que resultan dolorosas y difíciles de aceptar. Sentirse triste es una respuesta normal mientras trata de adaptarse a los posibles cambios o trastornos ocurridos.

La depresión no es lo mismo que la tristeza. Como en el caso de la tristeza, la depresión puede ser provocada por situaciones estresantes, pérdidas o cambios inesperados. Sin embargo, la depresión también puede ser provocada o agravada por cambios químicos en el cerebro. La tristeza que viene acompañada de depresión dura más tiempo y puede ser muy fuerte.
Algunos síntomas de la depresión incluyen:
• Cambios duraderos en los hábitos alimenticios
• Pérdida del interés en actividades que normalmente disfruta
• Problemas para dormir
• Sentimientos de desesperanza, desamparo o desesperación
• Incapacidad de experimentar alegría
• Problemas de concentración
• Pensamientos suicidas
La depresión es un problema médico real y tratable. Si presenta alguno de estos síntomas u otros síntomas que impidan que se sienta bien, converse con un profesional de la salud mental y su equipo médico de inmediato.

Dolor y pérdida
Naturalmente, perder a una persona o algo importante provoca dolor y tristeza. El dolor es la respuesta humana natural ante la pérdida. El dolor es más que la simple tristeza o depresión porque sucede por un largo período de tiempo y suele incluir sentimientos como la negación, el enfado y la aceptación. Los sobrevivientes y sus familiares se enfrentan a muchos tipos de pérdidas como resultado de la experiencia con el cáncer, como la pérdida de un trabajo o carrera, la pérdida de la seguridad emocional o financiera, la pérdida de la salud o las funciones físicas, la pérdida de un logro importante o un sueño de toda la vida. Entender y manejar el dolor es un proceso que puede llevar un largo período de tiempo, y abarcar una amplia gama de pensamientos y sentimientos.

Culpa
La culpa es otro efecto emocional del cáncer que puede sorprenderle una vez terminado su tratamiento. La culpa es un sentimiento que experimenta cuando piensa que puede ser culpable de algo. Puede pensar que algo que haya hecho provocó su cáncer. Puede sentir culpa porque sobrevivió mientras que otros no lo hicieron, o bien, puede preocuparse porque sobrecargó a sus seres queridos. Sea cual fuere el motivo, la culpa es una emoción compleja que puede resultar difícil de reconocer y expresar.

Incertidumbre
Puede sentirse inseguro acerca de los diferentes aspectos de su vida. Su estado de salud puede ser un área primordial de preocupación. Puede descubrir que se pone nervioso cuando se acerca la fecha de sus consultas de seguimiento o aniversarios importantes (como la fecha del diagnóstico o la fecha del fin del tratamiento). Podría preocuparse más de lo habitual sobre su salud: puede no haber tal cosa como "un simple resfrío" o "sólo un dolor de cabeza". A usted y a su familia puede resultarles difícil hacer planes para el futuro. Aunque la incertidumbre afecta a las personas de un modo diferente, todos los sobrevivientes de cáncer viven con alguna incertidumbre acerca de su futuro.

Enfado
El enfado es un sentimiento que puede presentarse en varios niveles, desde una frustración o irritación leve hasta la rabia o furia. Los desafíos en muchas áreas de su vida pueden provocar enfado. Puede sentir que no tiene la oportunidad de desarrollar una vida normal. Puede luchar contra los efectos secundarios físicos o emocionales del tratamiento. Es más probable que se sienta enfadado cuando le recuerdan lo que ha perdido debido al cáncer. La angustia física, económica, espiritual, emocional o social también puede provocar enfado.

Parálisis emocional
Es normal entre los sobrevivientes la sensación de agotamiento, cansancio o simplemente no poder sentir nada debido a experiencias agobiantes. Luego del estrés del tratamiento, puede sentirse incapaz de manejar cualquier otra situación. Puede "cerrar" todos sus sentimientos para protegerse a sí mismo. Si a menudo piensa "Simplemente no me preocupa" o "No importa", puede ser que esté experimentando parálisis emocional.

Angustia espiritual
La capacidad de encontrar el sentido de las experiencias de la vida es importante para nuestra sensación de bienestar. Puede buscar diferentes maneras de entender su experiencia con el cáncer; en especial, si sus tratamientos fueron difíciles o su enfermedad amenazó gravemente su vida. A veces puede resultar difícil entender por qué ocurrieron las cosas de ese modo. A menudo, la búsqueda de significado comienza al momento del diagnóstico y puede continuar muchos años después de concluido el tratamiento. La pregunta "¿por qué yo?" puede ser difícil de resolver; especialmente, si vive con incertidumbre respecto a su salud y su futuro. La visión actual de su vida puede ser diferente de la que pensaba que sería o debería ser. Puede experimentar angustia espiritual al redefinir sus valores y sus objetivos, y al buscar lo que le otorgue calidad y significado a su vida en este momento.

¿Son normales estos síntomas y emociones?
Tener algunos efectos emocionales ocasionalmente es normal y habitual durante la supervivencia. Sin embargo, sentirse deprimido, preocupado, estresado o agobiado la mayoría del tiempo es un signo de que necesita ayuda para manejar sus emociones. Si los efectos emocionales son muy intensos, duran mucho tiempo o interfieren con sus actividades diarias, debería hablar con un profesional de la salud mental o con su equipo médico acerca del motivo y las opciones de tratamiento para los efectos emocionales.

¿Todos los sobrevivientes de cáncer experimentarán efectos emocionales?
Puede ser que presente todos estos sentimientos y reacciones, ninguno de ellos o tan solo algunos. Cada sobreviviente se sentirá y responderá en forma diferente. Saber que estas reacciones emocionales son comunes y a veces esperadas puede ser un punto de partida para vivir bien y aceptar sus sentimientos luego del tratamiento. Puede correr un mayor riesgo de angustia emocional si: Presenta efectos constantes o por largos períodos que se relacionan con el cáncer o el tratamiento del cáncer como por ejemplo, entre otros: • Osteoporosi
• Fatiga
• Insomnio
• Dolor crónico
• Problemas cognitivos (problemas para razonar o concentrarse)
• Disfunción sexual
• Esterilidad
• Tiene recuerdos de experiencias difíciles durante su tratamiento
• Tiene antecedentes previos de angustia emocional.
• No cuenta con suficiente apoyo emocional o social.
• Está atravesando problemas en las relaciones con familiares y amigos.
• Está atravesando problemas relacionados con asuntos prácticos, tales como el empleo, el seguro o el dinero.

¿Cuáles son algunas de las situaciones que podrían provocar angustia emocional?
Usted y su familia pueden estar manejando diversos asuntos, entre ellos, desafíos físicos, sociales, emocionales, económicos y espirituales. Si cree en el mito de que puede retomar su vida donde la dejó, puede que su vida le resulte aún más difícil con estos desafíos y aumenten los esfuerzos para manejar las emociones incómodas. Los ejemplos de situaciones que pueden provocar angustia emocional incluyen:
• Hacer planes para su futuro y el futuro de su familia
• Dificultades para hacer las cosas que solía hacer (por ejemplo, planificar y cocinar, caminar alrededor de la manzana o trabajar)
• Adaptarse a las discapacidades o al hecho de ser diferente
• Enfrentar prejuicios, miedos o discriminación como resultado de sus antecedentes de salud
• Adaptarse a nuevas relaciones con amigos, compañeros de trabajo e incluso con el equipo médico
• Preocuparse por el momento de contarle, o no contarle, a otras personas su experiencia con el cáncer
• Preguntarse a sí mismo: "¿por qué yo?"
• Sentir estrés en la relación con su familia
• Manejar problemas financieros como resultado de su experiencia con el cáncer
• Sentir que no puede vivir según las expectativas de los demás: que debería volver a su vida como era antes del cáncer
• Comprender que sus experiencias y sus reacciones emocionales pueden ser diferentes de las reacciones de sus familiares y amigos

¿Cuáles son algunos de los signos que evidencian que puede estar experimentando efectos emocionales? Las emociones pueden desencadenar reacciones en su organismo, en su conducta y en el modo en que piensa sobre las cosas.
Algunas de las reacciones físicas podrían incluir:
• Llorar con frecuencia
• Sentirse cansado (fatiga)
• Sentirse generalmente "por debajo de lo normal"
• Dificultad para dormir
• Sentirse tenso o "alterado"
• Cambiar los hábitos alimenticios
Algunas reacciones en su conducta podrían incluir:
• Evitar a las personas o cosas que le recuerdan su experiencia con el cáncer.
• Precisar que sus familiares y amigos le confirmen que se ve bien.
• Falta de confianza en usted mismo.
• Apartarse de las personas y de las actividades habituales.
• Sentirse irritable y malhumorado la mayor parte del tiempo.
• Reaccionar exageradamente ante los problemas.
• Tener problemas para comunicarse con los demás.
Algunas reacciones acerca del modo en que considera las cosas pueden incluir:
• No ser capaz de olvidarse de su experiencia con el cáncer.
• Aumentar la vigilancia y el cuidado de su salud.
• No ser capaz de concentrarse o prestar atención.
• Dificultad para tomar decisiones.
• Enfadarse o frustrarse fácilmente.

¿Se irán en algún momento los efectos secundarios emocionales?
En la actualidad, los investigadores están comenzando a estudiar y aprender más sobre los efectos emocionales a largo plazo de la experiencia con el cáncer. Sus obras demuestran que, con el tiempo, la mayoría de los sobrevivientes pueden adaptarse de manera positiva al estrés del cáncer y su tratamiento. Las reacciones emocionales hacia el cáncer pueden cambiar con el correr del tiempo. Sus sentimientos al comienzo del viaje a través del cáncer pueden ser muy diferentes de aquellos que tiene al final del tratamiento o luego del mismo. Poco a poco, a medida que se adapta a la experiencia con el cáncer y la acepta se sentirá más cómodo con sus sentimientos y muchos de los efectos emocionales se tornarán menos intensos y ocurrirán con menos frecuencia. Los recuerdos de la angustia del diagnóstico y el tratamiento normalmente comienzan a desvanecerse. Podrá ver que otros hechos de la vida han ganado importancia y la experiencia con el cáncer se torna menos importante.

Así y todo, los recuerdos de su experiencia con el cáncer pueden provocar efectos emocionales durante años luego de terminado el tratamiento. Los ejemplos de recuerdos podrían incluir:
• Sonidos, sabores u olores que le recuerdan al tratamiento.
• Consultas médicas de rutina.
• Escuchar la experiencia con el cáncer de otra persona.
• Aniversarios (tales como la fecha del diagnóstico o la fin del tratamiento).
• Hechos importantes con familiares o amigos (graduaciones, cumpleaños, etc.).
• Problemas de salud crónicos debido a los efectos secundarios del tratamiento.
• Momentos de crisis o estrés inusual en su vida.

Las emociones fuertes, ¿pueden provocar que el cáncer vuelva?
Los investigadores han estudiado extensamente la relación entre las emociones y el cáncer. No hay pruebas convincentes de que las emociones provoquen cáncer. Sin embargo, hay investigaciones que apoyan la idea de que optar por un enfoque positivo en el tratamiento y desempeñar un rol activo en su cuidado pueden mejorar su sensación de bienestar tanto física como mental.

¿Por qué es importante prestar atención a los efectos secundarios emocionales?
Prestar atención a sus sentimientos, en especial los sentimientos incómodos, puede resultar difícil cuando usted y las demás personas hubieran preferido y esperado simplemente continuar con la vida. Sin embargo, prestar atención a sus reacciones emocionales luego del finalizado el tratamiento es importante por varias razones:
Expresar las emociones en lugar de guardárselas disminuye el estrés y promueve la salud física y mental. El estrés constante puede afectar sus hormonas y el sistema inmunitario, y ello puede desacelerar el proceso de cicatrización. Existen pruebas de que el apoyo social, así como el de profesionales de la salud mental, pueden mejorar la calidad de vida de los sobrevivientes del cáncer.
Prestar atención a sus sentimientos también puede ayudarle:
• Genere un espacio para que más sentimientos positivos salgan a la luz, como el coraje, la confianza en sí mismo, la esperanza y la gratitud.
• Viva más plenamente: en mente, cuerpo y espíritu.
• Comuníquese mejor con familiares, amigos y miembros del equipo médico.
• Mantenga buenas relaciones con familiares y amigos.
• Desarrolle fortalezas que puedan ayudarle a manejar otras situaciones estresantes en su vida.
• Aprenda de la conciencia y comprensión de sus experiencias.
El cáncer provoca cambios que no siempre son para peor y puede generar un crecimiento personal saludable. La experiencia con el cáncer y sus respuestas emocionales a la enfermedad pueden convertirse en recursos importantes a medida que enfrenta su futuro.

Hay muchas cosas que puede hacer para ayudar a controlar las emociones luego del tratamiento del cáncer. Intente alguna de las sugerencias que se indican a continuación para ver cuál es la que funciona mejor para usted solicite otras ideas a su equipo médico, otros sobrevivientes del cáncer amigos.
• Hable con otras personas acerca de sus sentimientos
Mantener los sentimientos negativos en su interior y no conversar sobre ellos puede hacer que crezcan y duren más tiempo. Liberar los sentimientos puede ayudarle a aliviar el estrés. Comparta sus inquietudes con personas en quien confía.
• Trate de no juzgar sus sentimientos
A menudo, los sentimientos resultan incómodos y difíciles de comprender. Sin embargo, sus sentimientos pueden brindarle ideas importantes a medida que acepta su experiencia con el cáncer y toma decisiones acerca de su futuro. Sea paciente con usted mismo y con lo que está sintiendo. No obstante, si sus sentimientos le agobian e interfieren en sus actividades normales, hablar con un profesional de la salud mental puede ayudar.
• Hable con su equipo médico sobre cualquier angustia que esté experimentando
Ellos pueden evaluar los síntomas, sugerir opciones de tratamiento y ayudarle a encontrar otros recursos que pueden resultarle útiles. Puede utilizar un diario para escribir todas sus experiencias e inquietudes emocionales. Lleve el diario con usted a las consultas con el equipo médico para que le ayude a contarle al equipo lo que siente.
• Busque un grupo de apoyo
Los grupos de apoyo brindan un ambiente seguro para compartir experiencias con otros sobrevivientes, aprender nuevas formas de enfrentar situaciones difíciles y hablar de las emociones. Conocerá diferentes maneras de controlar las emociones y adaptarse a la vida como un sobreviviente de cáncer. Si le incomoda hablar con sus familiares o amigos sobre ciertos temas, un grupo de apoyo le ofrece un lugar para hablar libremente sobre lo que sea importante para usted. Existen grupos de apoyo para personas con cáncer en la mayoría de las comunidades.
• Algunas formas de encontrar más información sobre grupos de apoyo en su zona:
• Pida sugerencias a su equipo médico. Algunos programas de cáncer ofrecen grupos de apoyo para sobrevivientes de cáncer y sus familiares en la misma clínica u hospital.
• Llame a algún centro de cáncer y pregunte sobre los grupos de apoyo.
• Llame a un Navegador de Supervivencia o un grupo de apoyo Cáncer a nuestro sítio www.supervivientes.org. (Páginas Apoyo o Contactar)
• Busque un consejero

Hable de sus necesidades con su familia y con su equipo médico. Esto ayuda a clarificar sus necesidades y a decidir qué tipo de orientación es la mejor para usted. Solicítele a un miembro de su equipo médico que le remita a un terapeuta que trabaje con otros sobrevivientes del cáncer. La mayoría de los centros de cáncer emplean trabajadores sociales en oncología que están especialmente capacitados para trabajar con sobrevivientes de cáncer y sus familiares. Aunque no sea paciente de ningún centro de cáncer, el trabajador social en oncología se puede reunir con usted o remitirle a otra persona en la comunidad. Mantenga una entrevista con el consejero para saber si es el profesional adecuado para usted. Hable honestamente y hágale saber las razones por las cuales desea trabajar con un consejero.

Las actividades artísticas, como dibujar o pintar, pueden ayudarle a expresar los sentimientos que le resultan difíciles de expresar en palabras. No es necesario que se capacite o que adquiera ningún equipo. La música, la poesía y el movimiento de la danza son otras de las actividades que puede realizar para expresarse y aliviar el estrés.
• Escriba sus pensamientos y sentimientos en un diario
Llevar una agenda o un diario puede ayudarle a entender y a encontrar significado a lo que le está sucediendo en su vida. Escribir sus pensamientos y sentimientos respecto de sus experiencias puede ayudarle a sentirse más controlado y a liberar emociones que guarda en su interior. Puede mantener todo lo que escribe en total privacidad o puede decidir compartirla con los familiares y amigos que escoja.
• Realice actividad física
Con el consentimiento de su médico, elija un programa de actividad física que disfrute y resulte apropiado según su afección. Incluso una caminata tranquila alrededor de la manzana o un estiramiento suave pueden ayudar a que recupere su equilibrio emocional y a aliviar el estrés.


www.supervivientes.org